Hoy escribo estas líneas para aliviar mi mente, es uno de esos días donde mi mente es como una galaxia llena de pensamientos rondando por todas partes. Respiro y tomo aire nuevamente; sigo buceando en mis pensamientos, me hago innumerables preguntas, repaso todo lo hecho hasta ahora, repaso los detalles, cuestiono mi vida, mi presente y mi futuro, dudo de mi, dudo de si voy por el buen camino, me pregunto: ¿Estoy haciendo todo lo necesario para lograr aquello que quiero? ¿Estoy esforzandome y dando todo lo que tengo para conseguirlo? ¿Alcanzaré mis sueños?

Durante unos minutos; millones de pensamientos, ideas y recuerdos inundan mi mente, mi cabeza es un hervidero y parece que va a estallar, me “destrozo la cabeza” y de repente me digo a mi mismo: ¡Alto! Yo creo en mi, mi fe es ciega.

Recapacito y llego a la conclusión que solo es un mal día, un ciclo de la vida de esta montaña rusa donde aveces subes y otras bajas; todos esos pensamientos y la negatividad se han apoderado de mi cabeza, intentan confundirme, que pierda mi identidad, pero entonces recuerdo que voy por el buen camino, que me esfuerzo, que trabajo duro para perseguir todo lo que me propongo. Lucho por ello y no me rindo por eso no puedo permitirme seguir con esa negatividad y empiezo a sentirme mejor, más relajado, más ligero recordándome porqué hago todo lo que hago y por lo que lucho a diario. Es normal aveces sentir miedo, pensar en que vamos a fracasar, “el fracaso solo derrota a un perdedor, pero inspira a un ganador”, me encanta está frase pues es muy certera, nunca hay que desanimarse porque algo no sale como esperábamos, se trata de seguir hacia adelante, de seguir aprendiendo y tomar las mejores decisiones para nosotros. No hay que dejarse desanimar por los tropiezos, todos los tenemos y aprendemos de ellos, sino te garantizo, que no sabríamos leer, ni escribir, ni conducir, ni tendríamos las habilidades que vamos adquiriendo a lo largo de nuestras vidas, la vida es un viaje de aprendizaje en el que uno elige su camino y lo va construyendo poco a poco. Eres tu quién toma las decisiones, vive la vida con intensidad, nadie sabe que va a ser de nadie, por eso vive, haz lo que quieras, sueña, sonríe y sobre todo trabaja por lo que quieres. Simplemente estamos aquí por poco tiempo, ¿No quieres disfrutar? Pues para disfrutar en la vida también hay que trabajar duro para lograr todas esas cosas que nos hacen feliz y otras que nos procuran medios para hacernos feliz. La vida son dos días, lucha para que al menos uno sea diferente. ¡Las cosas  solo cambiarán si tú quieres! Busca días interminables, da todo lo que tengas, no abandones tus sueños por nada ni nadie, que nada ni nadie te frene.

montaña rusa - BFN 

A veces se nos olvida que el futuro es presente y es hoy. Simplemente se que tengo una vida y que pienso aprovecharla, haciendo lo que me llena sin esperar nada a cambio y tú deberías hacer lo mismo. Hay gente que piensa que el mundo les debe algo: un buen trabajo, una lujosa casa, un coche mejor, etc. No son las personas que yo respeto. El sentido de tener derecho es el peor rasgo de personalidad de una persona. Si no lo ganaste, no lo mereces.

La gente habla mucho del “secreto del éxito”. Pero ¡el secreto del éxito no es un secreto en absoluto! En el epicentro de cada persona con éxito hay algo en común: DISCIPLINA. Cuando pienso en todo lo que tengo y como lo he conseguido tanto a nivel profesional como en lo personal, solo veo disciplina y constancia. No puedo pensar en algo que alguien haya logrado alguna vez sin tener disciplina. Sin saber cómo trabajar en ello. Sin aprender cómo ganárselo.

Cualquier persona con éxito en su trabajo, en cualquier negocio, en el deporte, lo es porque  ha trabajado por ello. Porque nada es gratis. Si quieres algo, si quieres éxito en cualquier área de tu vida, debes aplicar tu disciplina y tu ética de trabajo. Porque la disciplina te ayuda hacer las cosas y lograr tus objetivos. La disciplina es rechazar el sentido de derecho y la expectativa. Es tener una conciencia fuerte de que tus decisiones tienen un impacto y tus acciones marcan la diferencia.

El concepto que en Be Fit Now pretendemos con el blog es crear una salud completa, claridad mental y disciplina, bienestar físico y fuerza, equilibrio emocional. La forma en que vas a lograrlo es atándote a tu disciplina para poner en acción todo el conocimiento y la conciencia que has ganado, para adoptar decisiones inteligentes acerca de que comes y como entrenas. La disciplina no es el estricto sargento manteniéndote lejos de tu comida favorita o forzándote a hacer ejercicio cuando querías echar una siesta. La disciplina te facilita un propósito, un objetivo, fuerza y determinación para lograr lo que tu corazón desee. Me refiero a esas cosas productivas que te hacen sentir bien contigo mismo, cosas sanas que te dan energía y vida, que te conectan contigo mismo. No de la satisfacción que obtienes por comerte un helado o comprarte unas zapatillas nuevas, sino el sentido de poder y felicidad que viene de dedicarte a ti mismo. Y parte de eso es ver que terminas el trabajo, el objetivo.

 

Mi padre siempre me dijo lo importante que era hacer las cosas bien desde la primera vez para no gastar tiempo ni energía haciendo todo de nuevo. Es una lección enorme que todavía llevo conmigo porque me enseñó a ser consciente de lo que hago, a pensar en cómo hacerlo bien: porque un trabajo no está completo hasta que está bien hecho y a mi no me gusta hacer las cosas dos veces, puesdes estar seguro/a.

Otra cosa que mi padre me enseñó, es que nada es gratis. Recuerdo una vez, cuando era pequeño, y saqué del pack de sacos de Cola- Cao , una “baticao” (una batidora pequeña para hacer los batidos con el propio Cola-Cao), diciendo: “¡Mira Papa! Nos dieron esto gratis”. El me dijo: “Hijo, eso no es gratis. Tuvimos que comprar el paquete de Cola-Cao para que tú tuvieras esa batidora”.

Eso siempre se me quedó grabado. Todo lo que tienes exige trabajo. Mis padres trabajaron duro para ganar dinero para comprar esa caja de Cola-Cao en sacos y la “baticao” que venia dentro. Yo no tenía derecho a él. Y conforme han pasado los años mi disciplina, mi etica de trabajo y mis actitudes en contra de “tener derechos”, son los aspectos que me han enseñado el valor del trabajo duro, de ganarme lo que tengo. Y eso se traduce en cada parte de mi vida. Especialmente cuando se trata de lo más importante de todo: mi salud.

Cada día te levantas y haces cosas. Hay cosas obligatorias, como ir al trabajo, a la universidad, cepillarse los dientes, sacar la basura, pagar las facturas, etc. Otras cosas quieres hacerlas: estar tumbado tomando el sol, viajar, estar con los amigos o salir a comer.

Si aún dudas en hacer de tu salud una prioridad, quizás debas pensar en todas las cosas en las que inviertes tu energía para después entender qué te motiva. Sin importar cuáles sean tus mayores motivaciones, aplica esos mismos principios a la idea de cuidar tu salud, darte la nutrición correcta, hacer ejercicio de manera regular, sonreir y vivir la vida. Si lo que te motiva es la responsabilidad, recuerda que es tu trabajo cuidar tu salud. Si te motiva la pasión, recuerda lo increible que se siente uno ejercitándose. Y si el dinero te motiva, considera que el coste de las enfermedades por una mala alimentación, falta de ejercicio, extrés, depresión es mayor que pagar un gimnasio,un entrenador, comida sana y hacerte revisiones médicas de vez en cuando para saber que todo marcha bien.

imagesH998Q5O0 image

Si puedes emplear tu energía y unirla a tu salud, a las actividades que apoyan tu salud, entonces ser sano/a se convertirá en otro hábito.

¡Eres capaz de lograrlo! Sabes que sí. En lo más profundo de ti sabes que puedes lograr todo lo que te propongas, por eso siempre busca soluciones en vez de culpables. Solo si tú quieres tirarás hacia adelante, el futuro está en tus manos elige tu desenlace. A veces parece que nunca hay solución, que todo se tuerce y no hay marcha atrás pero recuerda que lo que ayer te parecía un problema, hoy son tonterías gigantes, dedica una sonrisa por cada problema que tumbes.

Mi disciplina empezó con mis padres, quienes siempre me enseñaron a dar lo mejor de mi. De mi. No de ti ni de nadie más. Solo de mi. Lo mismo sirve para ti. No necesitas ser el mejor; necesitas dar lo mejor de ti. Tú sabes qué es eso. Y ser responsable de ese estándar. La disciplina requiere que te exijas. ¡Que te hagas responsable! Porque la disciplina no pregunta; “¿Esto es lo suficientemente bueno para los demás? sino “¿Esto es lo suficientemente bueno para mi?”.

Cuando aceptamos que el mundo no nos debe nada y que cada elección tiene consecuencias; cuando entiendes que la vida toma decisiones por ti cuando le das el control y quieres trabajar duro para tener ese control de vuelta; cuando identificas lo que son las decisiones correctas y desarrollas la disciplina que te permitirá ser constante para tomarlas, es cuando en realidad comienza la vida. Porque la disciplina no se trata de quitarte cosas a ti mismo/a, sino de darte a ti mismo/a.  La disciplina siempre es una ganancia en la balanza de la vida.

La disciplina construye disciplina. Es como un músculo: cuanto más lo usas más fuerte se hace y más lejos puede llevarte. La disciplina es como la base o los cimientos para tu vida. Es lo que apoya y proporciona la estabilidad y la estructura de todo lo que haces.

 image

Se trata de usar tu disciplina para tomar decisiones constantes que impulsan tu progreso hacia un objetivo que tú has elegido. Y el objetivo último, para todos/as nosotros/as, es una vida larga, fuerte, feliz y sana.

Pensar en esto no es lo mismo que hacerlo. Debes comprometerte con este. Debes quererlo. Y después debes ir a por ello. Cada vez que tomas una buena decisión fortaleces tu disciplina y cambias tus hábitos. Estos pequeños cambios en la conciencia te permitirán crear cada vez más hábitos sanos que se mantendrán el resto de tu vida.

La buena salud empieza con la conciencia y depende de la responsabilidad personal. Se trata de traducir la intención en acción. Espero que lo que aprendes en este blog amplies tu conocimiento y entendimiento de como funciona el cuerpo, la mente, como entrenar y que necesitas para sobrevivir y prosperar.

Aun con todo el conocimiento de salud del mundo, los hábitos son un cambio duro, sobre todo cuando hay un mundo lleno de tentaciones. Te dejo algo para que tengas en mente: igual que te ha llevado tiempo adquirir los hábitos que tienes hoy, pasará tiempo, hasta que los cambies. Y la única forma en que puedes alcanzar el éxito es siendo amable contigo mismo/a. Parte de tomar responsabilidad por tu salud es ser amable, y comprensivo/a contigo mismo/a. Parte de convertirte en alguien disciplinado es motivarte a levantarte y seguir adelante. Hay un equilibrio que debes lograr: necesitas hacerte responsable de ti mismo/a sin sentirte culpable si las cosas no salen perfectas todo el tiempo. No te dejes desanimar por los fracasos. Volver a empezar no es lo mismo que continuar, y eso no significa fracasar. No existe el fracaso si estás dando lo mejor de ti, en cualquier momento, bajo cualquier circunstancia.

No olvides que después de los días grises siempre sale el sol.

Solo existen dos días en el año en que no se puede hacer nada. Uno se llama ayer y otro mañana. Por lo tanto hoy es el día idea para amar, crecer, hacer y principalmente para vivir” Dalai Lama

Lars Fernández.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s