No hay una poción mágica para la salud. No hay trucos, ni pastillas ni suplementos. Pero hay conocimiento y hay acción. Y la información  sin acción es solo una serie de hechos. Si quieres salud, debes convertir la información en parte de tu rutina diaria o el tiempo que inviertes en este blog no será útil.

“La información  es poder solo si se usa”. Solo si tu la pones en práctica. En serio. Piensa en todos los doctores y profesionales de la salud que has conocido. ¿En serio son sanos? ¿Todos están en forma? Es probable que algunas de las personas que abogan por que tú tengas un estilo de vida más sano, no pongan esa información en práctica con ellos mismos. ¿Cómo es posible? Lo es porque tener conocimiento no es lo mismo que entrar en acción.

¿Lo quieres? Entonces hazlo. Déjame explicarlo de otra manera. Tú tienes que hacerlo. Tienes que comprometerte a aprender y convertir el conocimiento en acción. Como leer acerca de tu biología básica, nutrición, biomecánica, etc como puedes hacer en este blog. Comer mas saludable. Comprar más verduras en el mercado y luego buscar en libros, internet o cualquier otra herramienta donde podrás encontrar formas de cocinarlas. Escoger granos integrales en vez de su versión procesada. Beber agua durante todo el día en lugar de refrescos azucarados, etc.

imagesILI2I8UD imagesHQMAYENL

 

bici_0 imagesH998Q5O0

La salud no se trata de privarse de cosas. Se trata de darte todo lo que te mereces. Empieza por ser mas amable contigo mismo/a y gentil, porque todo lleva tiempo, pero si eres constante, llegarás. Piensa en cuanto tiempo has estado viviendo como hasta ahora. ¿Cuántos años con los mismo hábitos, actitudes y creencias? Intuyo que ha sido una larga temporada. Si tardaste tanto tiempo en dominar esos hábitos, actitudes y creencias, debes de ser paciente ahora mientras adoptas estos nuevos hábitos, actitudes y creencias distintos. Nada ocurre de un día para otro. No puedes ni debes esperar un cambio repentino y que te dure sin problemas o retos. Como todo en la vida se trata de práctica y determinación. La única forma en que obtienes cosas buenas en la vida es haciéndolo una y otra vez, constantemente. No va a ser fácil, nadie dijo que lo fuera. Cualquier objetivo que hasta ahora has logrado probablemente necesitó dedicación y trabajo serio. Tuviste que esforzarte a diario e invertir tiempo, esfuerzo y energía. Lo mismo pasa con tu salud.

Puede que al empezar no sea fácil pero te aseguro que  se hará menos difícil. Todo cambio en la vida, o tomar decisiones siempre es incomodo y da miedo. Por eso en este caso, no debes pensar en dieta sino en una forma de alimentarse sana y correcta, un cambio en tu estilo de vida. Todo es práctica y aprendizaje. No temas porque no quieras fracasar, recuerda que no es algo que pueda salirte mal o bien, es solo algo en lo que mejoras una y otra vez. Y al final, es algo que simplemente haces. Se convierte en una forma de vida.

 

616_adolescomida imagesXCMQVW0L

 

La clave de la longevidad y la buena salud es la constancia. Si constantemente tomas decisiones malas y dañinas, no serás más sano/a. Si constantemente tomas decisiones buenas y sanas, tendrás salud. En lo que seas constante  es en lo que te convertirás.

Tu salud es una ecuación. Si tienes diez oportunidades para tomar una decisión y escoges ocho dañinas, entonces le das un balazo a la constancia y contribuyes a hábitos dañinos y a un cuerpo no sano. Si de diez escoges ocho veces algo sano, entonces contribuyes a hábitos positivos y refuerzas tu habilidad de continuar tomando decisiones positivas, creando un cuerpo sano.

Así que ahí es donde empiezas. Decisión por decisión. Si siempre tomas decisiones dañinas, aun equilibrando un cincuenta-cincuenta, creas una mejora. Cuando lo sano es lo dominante, sientes los efectos.

Aquí hay una buena forma de poner a prueba lo que estoy diciendo: escoge una cosa sobre la que creas que puedes tomar decisiones sanas de manera constante. Tal vez dejar de beber refrescos y “zumos”  una semana. En ese caso, cada vez que quieras tomar un refresco, bebe agua. Eso significa que en vez de comprar un refresco de un litro compras una botella de litro y medio de agua.

Haz eso durante una semana. Pero si decides tomar refresco, que sea uno más pequeño (una lata) y haz del agua tu bebida principal.

Solo prueba cómo te sientes una semana. Observa cómo el sabor del refresco cambia cuando dejas que tu boca se acostumbre a no ser atacada por el azúcar todo el tiempo. Siente los cambios en tu cuerpo, en tu energía. Y después, hazlo otra semana, y observa qué se siente al final de esa semana. Si no te gusta, siempre puedes regresar a los refrescos ¿No?

images2V1JKM0RimagesQQIY71RT

 

Si este nuevo hábito te sienta bien, suma otras decisiones sanas, como cambiar la pizza por un salmón a la plancha con verduras, unas galletas de chocolate por una pieza de fruta o la pasta con salsas por pasta integral.

Cuanto más constante seas con estas decisiones, más cerca estarás de ser una persona más feliz, sana, hermosa y radiante que deseas ser. Estar sano y bien es un esfuerzo durante la vida. Es importante establecer una relación  con tu cuerpo, entender qué necesita y cómo dárselo. Para conectar con cómo tus decisiones te afectan física, mental y emocionalmente.

El cuerpo humano es tan delicado y a la vez resistente y comprensivo, que lo que necesitamos de verdad marca la diferencia con todas nuestras experiencias.

Aunque no es fácil hacer cambios. y con “no es fácil” me refiero a que “puede llegar a ser súper difícil”. A los seres humanos nos gusta acomodarnos en nuestras formas pero si queremos cambiar, si nos abrimos a cosas nuevas, a trabajar y crear hábitos y patrones, quizás descubramos que somos más grandes de lo que pensamos, y podemos hacer y dar más al mundo de lo que creemos.

Empieza con información y un sentido de conciencia personal y continúa con compromiso, dedicación y acción. Y la confianza de decir: “lo tengo bajo control”.

 

imagesVH8LW4KT 01_bfn

 

Puede lograrse. Lo se. Porque llevo años hablando con expertos, buscando y  recogiendo información para mi, y compartirla con todas las personas que me preguntan qué comer y cómo comer, y qué tipo de entrenamiento sería mejor para ellas. Todos merecemos esta información. Porque no pertenece a los doctores, nutricionistas ni a los entrenadores personales, ni a la gente que acude a los gimnasios. Te pertenece a ti.

Así que, por favor, toma como una responsabilidad mantener tu cuerpo fuerte y sano, porque nadie puede hacer eso por ti. Tú debes invertir el tiempo y el esfuerzo. Aun si alguien te ayuda y te da consejos, tú debes esforzarte. Y tú eres quien se beneficiará al aplicar ese conocimiento y ponerlo en práctica.

L.F.

Fuentes:

– “The Body Book: The Law of Hunger, the Science of Strength, and Other Ways to Love Your Amazing Body ” de Cameron Diaz y Sandra Bark.

– “Will power: Rediscovering the greatest human strenght” de Roy.F. Baumestier y John Tierney.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s