“Ten en cuenta las tres Cs”

Las claves de la pérdida de grasa son las tres Cs: calorías, carbohidratos y cardio. Para perder grasa debes estar en un balance calórico negativo, quemando más calorías de las que ingieres. Para lograrlo, has de aumentar tu gasto calórico con el ejercicio, o bien disminuir tu consumo de calorías con la dieta -o combinar ambas tácticas-. Estar en un balance calórico negativo fuerza a tu cuerpo a quemar las reservas adiposas para generar energía extra.

Para fomentar la pérdida de grasa, te recomiendo que reduzcas tu ración de carbohidratos de tu dieta. La proporción de nutrientes debe ser de alto porcentaje de proteínas (50%), moderado de hidratos de carbono (40%) y bajo en grasa (10%).

Es importante monitorizar tu progreso usando una báscula. Si tu peso no decrece a medida que pasan las semanas, entonces está claro que no te encuentras en un balance calórico negativo, por lo que debes estar consumiendo un exceso de calorías. Disminuye tu consumo otro 5% cada semana hasta que tu peso comience a moverse en la dirección correcta. Esta disminución calórica gradual evita una caída drástica que podría conducir a la pérdida de músculo y grasa.

Si llegas a una meseta, o punto de estancamiento, en tu peso corporal o del porcentaje de grasa, tienes tres posibles soluciones utilizando la regla de las tres Cs:

1.Cardio: aumenta tu cantidad de ejercicio cardiovascular ampliando la duración del ejercicio aeróbico, o la adición de sesiones extras a tu horario semanal. También puedes probar hacer cardio de alta velocidad utilizando el entrenamiento de intervalos de alta intensidad, el cual ofrece más efectividad del consumo graso en comparación con la mayoría de las máquinas de cardio.

2.Calorías: reduce tu ingesta de calorías omitiendo tu día libre, reduciendo el número de comidas que ingieres, o restando incrementos de 5-10% de tu ingesta diaria total de calorías.

3.Carbohidratos: reduce el consumo de hidratos de carbono, mediante la eliminación de alimentos ricos en carbohidratos de tu última comida del día, o disminuye gradualmente la proporción de carbohidratos, de modo que la relación de nutrientes cambie hacia la siguiente: 60% de proteínas, 30% de carbohidratos y el 10% de grasa.

 

Eric-BefitnowblogEric Fernández

 

Recuerda, el mejor momento para quemar grasa es a primera hora de la mañana con el estómago vacío. Después de dormir durante la noche, tu cuerpo está privado de nutrientes, ya que no ha comido nada durante 8 o 10 horas. Tu organismo esta más propenso a explotar tus reservas de grasa. De hecho, puedes quemar hasta tres veces más de esta manera cuando se entrena antes del desayuno, es decir, en ayunas. También vale la pena recordar que tu cuerpo sigue quemando grasa después de dejar de hacer ejercicio. Así que, para aprovechar al máximo este efecto lipolítico retardado, espera entre treinta y sesenta minutos después de hacer ejercicio antes de comer. Si combinas tus pesas con las sesiones de cardio en una misma sesión, ejercítate con ellas antes de realizar el cardio y nunca en ayunas.

Los suplementos para bajar de peso y quemadores de grasa pueden aumentar el potencial lipolítico natural del cuerpo. Trabajan a través de un proceso llamado termogénesis, causando una elevación natural de tu metabolismo, lo que teóricamente te permite quemar más calorías en reposo y durante el ejercicio. Cuantas más calorías se queman, mayor es la pérdida de peso. Los ingredientes activos en los suplementos para perder grasa son generalmente extractos naturales pensados para estimular la termogénesis, aumentar la oxidación de las grasas, suprimir el apetito e incrementar el gasto calórico. En la actualidad, estos ingredientes son la cafeína, la garcinia cambogia (ácido hidroxicítrico), el té verde, y la hoodia. Estos agentes funcionan mejor cuando se combinan con la disminución de calorías, dieta baja en grasa y ejercicio aeróbico regular.

 

muscletech-Befitnowbloglipo-6-black-hers-Befitnowblog

 

Uno de mis secretos para machacarme al máximo radica en la velocidad de mis sesiones de entrenamiento con pesas. No estoy hablando de la velocidad de  la repetición, sino de la rapidez con la que se procede entre series y ejercicios, con el mínimo de tiempo de inactividad. Desde el momento en que pongo un pie en el gimnasio, estoy ejercitándome sin parar durante 30 o 40 minutos. Entreno solo, tengo mi mp3 encendido, y estoy totalmente centrado (sin hablar, sin leer y no me distraigo por nada). Como de costumbre hago las repeticiones lentas en cada ejercicio, de forma controlada y precisa, con tanto peso como puedo manejar de forma segura durante 8 o 12 repeticiones. Pero voy de serie en serie, me muevo de ejercicio en ejercicio, prácticamente sin descanso. Si descanso, no es más de 30 segundos. Este tipo de entrenamiento de velocidad para destruir calorías es intenso. Y recuerda, trabajando los músculos grandes se queman más calorías que trabajando los grupos musculares pequeños.

 

Lars Fernández & Eric Fernández.

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s