Hombro de Slap o lesión de rodete glenoideo

Publicado: mayo 19, 2014 en Salud y Bienestar
Etiquetas:, , ,

 

¿Qué es el Rodete Glenoideo?

El Rodete Glenoideo es una estructura fibrocartilaginosa que se encuentra alrededor de la glenoides, que es la parte de la escápula donde se asienta la cabeza del húmero. La función principal es dar estabilidad a la articulación glenohumeral.

¿Qué es la lesión de SLAP o Lesión de Rodete Glenoideo?

La lesión de SLAP SLAP (Superior Labrum from Anterior to Posterior) es la rotura del labrum o rodete glenoideo superior a nivel de la inserción de la porción larga del bíceps en el mismo. Hasta la aparición de la Artroscopia y la Resonancia Magnética (RMN) era una lesión difícil de diagnosticar y de tratar.

Existen muchas formas de clasificar la enfermedad, una de las más comunes es la clasificación de Snyder que diferencia cuatro tipos de lesión de SLAP. La primera de ellas se produce por degeneración o envejecimiento de la articulación, mientras que el resto lo causa un traumatismo.

– Lesión Slap tipo 1: Ocupa el 10% de las lesiones y se debe a la degeneración de la articulación. El Labrum glenoideo parecerá desgarrado pero sigue fijo al glenoide.
– Lesión Slap tipo 2: Es la más común con cerca de un 40% de pacientes. El labrum o rodete se separa de la cavidad glenoidea.
– Lesión Slap tipo 3: Hay rotura en asa del rodete o labrum glenoideo.
– Lesión Slap tipo 4: Al igual que el tipo anterior se produce rotura en asa del rodete glenoideo, pero esta vez afecta a la porción larga del bíceps.

¿Cuáles son las causas más comunes de la lesión de SLAP?

La causa más común de la lesión de SLAP es el traumatismo, ocasionado generalmente por caídas con los brazos en extensión. Levantar objetos enérgicamente o realizar movimientos reiterados por encima de la cabeza también puede ser causa, de ahí que sea una lesión observada en deportes de lanzamiento como el béisbol.

¿Cuáles son los síntomas de la lesión de SLAP?

El síntoma principal de la lesión de SLAP es el dolor agudo en el hombro. Un alto porcentaje de pacientes muestran dolor acompañado de inestabilidad y pérdida de movimiento.

Si el paciente intenta simular que lanza un balón por encima de la cabeza puede notar el hombro pesado, con la sensación de tener el brazo “muerto” con entumecimiento.

Por los síntomas es difícil diagnosticar la lesión y normalmente se puede confundir con otro tipo de lesiones. En la RMN convecional pasa desapercibida precisando para su diagnóstico de una artroRMN.

Tratamiento de la lesión de SLAP o Rodete Glenoideo:

El tratamiento de la lesión de SLAP o Lesión de Rodete Glenoideo variará dependiendo del tipo de lesión aunque en todos los casos consiste en restituir la anatomía normal de la articulación del hombro.
 

 

 

RESUMEN

El dolor de hombro es un motivo de consulta frecuente en pacientes deportistas de lanzamientos o pacientes que realizan actividades por encima de la cabeza, pudiendo ser la lesión SLAP el motivo de su disfunción. La cascada patológica que lleva a la lesión SLAP consiste en una combinación de contractura capsular posteroinferior y disquinesia escapular, que producirá el fenómeno de despegamiento o peel back de la inserción de la porción larga del bíceps, resultando en la desinserción del labrum superior e inestabilidad de la unidad funcional bíceps labrum. Las diferentes maniobras de examen físico varían en sensibilidad y especificidad por lo que es útil complementar el diagnóstico con RNM o artroRNM para demostrar la alteración anatómica, pero el diagnóstico definitivo lo dará la artroscopía. Muchas de las lesiones SLAP pueden requerir de tratamiento quirúrgico para la reinserción de la unidad funcional bíceps labrum y el tratamiento de patología asociada, pero aun es controvertido el tratamiento definitivo de la lesión SLAP.

 

INTRODUCCIÓN

Históricamente descrita en 1985 por Andrews y colaboradores pero clasificada por Snyder y colaboradores  en 1990, la lesión SLAP (Superior Labrum Anterior to Posterior) hace referencia a la desinserción del labrum superior de posterior hacia anterior incluyendo la inserción del tendón del bíceps en el labrum superior;describiendo un patrón de inestabilidad del labrum superior que compromete la estabilidad funcional de la unidad bíceps labrum, causadas por traumas agudos, actividades deportivas, laborales o de la vida diaria, realizadas por encima de la cabeza.

Las lesiones SLAP aislada o frecuentemente asociada a inestabilidades o rupturas del manguito rotador, puede ser la causa de la disfunción del hombro, debido al potencial dolor, sensación de brazo muerto y rigidez subjetiva que muchas veces acompaña el cuadro del hombro doloroso.

 

FISIOPATOLOGÍA DE LA LESIÓN SLAP

En el entendimiento de la pato-anatomía de la lesión SLAP Walch, describió el pinzamiento glenohumeral posterosuperior o impigment interno, como el pinzamiento que sufre el tendón del manguito rotador entre el labrum superior y el troquiter con el hombro en abducción de 90 grados con rotación externa de 90 grados. Jobe, dándole el crédito a Walch y colaboradores como los descriptores de este síndrome; aplica este concepto en los deportistas de lanzamiento describiendo un espectro de patología de lesión del manguito rotador, el labrum superior e incluso el borde superior de la glena, haciendo referencia de que en los deportistas de lanzamiento empeoraría el pinzamiento posterosuperior debido al estiramiento repetitivo y progresivo de las estructuras capsulo ligamentarias anteriores. Halbrecht y colaboradores  en desacuerdo con la teoría de Jobede que la inestabilidad anterior empeoraría el pinzamiento posterosuperior, demostró en su trabajo que un hombro que se subluxa anteriormente tendrá menor contacto posterosuperior sin posibilidad de realizar un pinzamiento interno. Burkhart y colaboradores demuestran claramente de que el proceso patológico mas importante en el deportista de lanzamiento es la perdida de rotación interna con el hombro en abducción, definiendo el déficit glenohumeral en rotación interna como GIRD (glenohumeral internal rotation deficit),    proponiendo la rehabilitación de la rotación interna para impedir la cascada patológica de la lesión del deportista de lanzamiento y prevenir la lesión SLAP.

Burkhart y Morgan proponen el signo dinámico de despegamiento o “peel-back”, con el hombro en abducción y rotación externa como el principal indicador de disfunción del complejo bíceps-labrum. En esta posición el bíceps se posiciona mas vertical y posterior, produciendo un cambio dinámico en el vector del bíceps como así también una torsión en la base insercional del bíceps, trasmitiendo las fuerzas torsionales al labrum posterosuperior produciendo su despegamiento; recomendando la reparación artroscópica con anclajes para resistir las fuerzas torsionales del mecanismo de despegamiento o peel-back.

La mayoría de las lesiones SLAP, reportadas en la literatura, generalmente son lesiones asociadas a otras patologías del hombro como ruptura del manguito rotador o inestabilidadreportando en la literatura que tan solo el 28% de las lesiones SLAP fueron aisladas como principal causa de la sintomatologia.

Se han descripto ciertas variantes anatómicas del labrum, especialmente en su porción anterosuperior,que deben ser correctamente identificadas para no confundirlas con lesiones del mismo. Estas variantes incluyen agujero sublabral, complejo de Bufford, ligamento glenohumeral medio cordonal e inserción meniscoides del labrum. La importancia diagnóstica del reconocimiento de las variantes anatómicas, es que una reparación errónea de la misma podría generar una importante perdida de la rotación externa y por ello alterar la biomecánica articular.

PRODUCCIÓN DE LA LESIÓN SLAP

La lesión SLAP se produce de manera traumática por caídas con el brazo en extensión o con mecanismo de compresión asociadas o no a luxación glenohumeral. También, por mecanismo de tracción al levantar algo pesado, se puede desinsertar la unidad funcional bíceps labrum. En pacientes deportistas o trabajadores la lesión, generalmente, se produce por sobreuso al realizadar actividades repetitivas por encima de la cabeza o por detrás de la espalda. En el paciente deportista de lanzamiento cuando el hombro esta en posición de máxima abducción y rotación externa combinada, la banda posterior del ligamento glenohumeral inferior se localiza debajo de la cabeza humeral. Si la capsula posteroinferior se encuentra contracturada e hipertrófica produciendo GIRD, empujara la cabeza del humero como una cuerda sobre el labrum posterosuperior. Estas fuerzas cizallantes sobre el labrum superior en la máxima posición de abducción y rotación externa, combinadas a las fuerzas rotacionales del mecanismo de despegamiento o peel-back exponen el hombro al riesgo de lesión del labrum superior produciendo una lesión SLAP.  

DIAGNÓSTICO CLÍNICO

Clínicamente la lesión SLAP se manifiesta con un dolor inespecífico y frecuentemente esta asociado a sintomatología mecánica, como crepitaciones o click, que generalmente empeoran al realizar actividades por encima de la cabeza o por detrás de la espalda. Ocasionalmente pacientes deportistas de lanzamiento pueden describir una sensación de brazo muerto.

Existen múltiples maniobras para evaluar la amplia variedad de patología funcional y estructural del hombro. Diferentes estudios generalmente indican que las lesiones SLAP son de difícil diagnóstico clínico, y que las diferentes maniobras como Speed´s test, la maniobra de recolocación de Jobe y O´Brien test no son especificas.

 

DIAGNÓSTICO IMAGENOLÓGICO

Puede ser difícil realizar un diagnóstico preciso de la lesión SLAP debido a la baja sensibilidad, especificidad y exactitud diagnóstica del examen físico y de los diferentes métodos imagenológico, siendo la artroscopía el gold estándar para el diagnóstico definitivo.

El par radiográfico utilizado en inestabilidad de hombro no aporta datos significativos para el diagnóstico de lesión SLAP, pero si para posibles patologías asociadas. La artroRNM (Resonancia Nuclear Magnética con contraste) es el método de diagnóstico más sensible y especifico para el diagnóstico de la lesión SLAP, ya que la RNM presenta baja sensibilidad y especificidad para su diagnóstico.

Debemos tener en cuenta que en muchos pacientes se puede evidenciar lesión SLAP en la RNM o ArtroRNM con ausencia de sintomatología; por este motivo los hallazgos Imagenológicos deben ser interpretados conjuntamente con la historia clínica, el examen físico y las limitaciones funcionales del paciente antes de indicar un tratamiento quirúrgico.

 

CLASIFICACIÓN

La clasificación original y mas comúnmente utilizada es la clasificación descripta por Snyder y col.en 1990 basadas en hallazgos artroscópicos de las lesiones del labrum superior (Figura 1); clasificando la lesión SLAP en 4 tipos donde el tipo I es una abrasión o deflecamiento del labrum superior sin evidenciar inestabilidad de la unidad funcional bíceps labrum; la desinserción del labrum superior que compromete la inserción y la estabilidad de la porción larga del bíceps es la lesión tipo II, es importante reconocer la inserción meniscoide (Figura 2) del labrum superior y su inserción medial en la glena, como una variante anatómica normal que no debe ser confundida con una desinserción del labrum superior. La desinserción del labrum superior en asa de balde que no compromete la estabilidad de la inserción del bíceps, es la lesión SLAP tipo III, pero puede producir síntomas mecánicos; y la lesión en asa de balde que se extiende a la porción larga del bíceps, es la lesión SLAP tipo IV. Luego de la clasificación de Snyder y col. se incorporaron otras clasificaciones para incluir lesiones más complejas que no habían sido incorporadas en la clasificación original. Maffet y col., en 1995, expandieron la clasificación de Snyder describiendo como lesión SLAP tipo V a la continuación de la lesión SLAP II con una lesión de Bankart, la lesión tipo VI es la lesión SLAP tipo II combinada con un flap en la base del bíceps y la lesión SLAP tipo VII es la lesión SLAP tipo II que se extiende al ligamento glenohumeral medio. Posteriormente Morgan y col. subdividen la lesión tipo II en tres subtipos, lesión tipo II anterior, posterior y combinada anterior y posterior; este articulo fue significativo para entender el mecanismo de la lesión SLAP tipo II y la importancia clínica de esta subdivisión es que demostraron que las lesiones tipo II que se extienden a posterior, son las que en el tiempo pueden evolucionar a una lesión parcial profunda del manguito rotador, recomendando la reparación con arpones. 

TABLA 1: COMPARACIÓN DE LOS PORCENTAJES DE SENSIBILIDAD, ESPECIFICIDAD Y EFICACIA DIAGNÓSTICA DEL DIAGNÓSTICO IMAGENOLÓGICO SEGÚN DIFERENTES AUTORES.

19_01_07_tabla1

Abreviaturas: RNM: Resonancia Nuclear Magnética, ARTRORNM: Resonancia Nuclear Magnética con contraste.

19_01_07_img1a19_01_07_img1b

19_01_07_img1c19_01_07_img1d

Figura 1: Clasificación SLAP, Snyder. Visualización Artroscópica: A: Tipo I B: Tipo II C: Tipo III D: Tipo IV.

19_01_07_img2

Figura 2: Inserción Meniscoides

 

En el 2004 Powell y col. agregaron 3 tipos mas a la clasificación original como: lesión SLAP tipo VIII que es una lesión SLAP tipo II que se extiende al labrum posterior, la lesión tipo IX que es una lesión SLAP II que se extiende circunferencialmente en todo el labrum y la lesión tipo X que es una lesión SLAP tipo II que se extiende a posterior e inferior (Tabla 2).

Sin embargo, mas allá de las diferentes clasificaciones propuestas, los primeros 4 tipos de lesión SLAP descriptos por Snyder y col. en 1990 y las subdivisión propuesta por Morganson los que influenciaron en el entendimiento y el tratamiento médico quirúrgico de la lesión SLAP, definiendo que la lesión tipo I representa cambios degenerativos del labrum superior que no compromete la estabilidad de la unidad bíceps labrum, debiendo ser tratado con desbridamiento en caso de hallazgo artroscópico. La lesión tipo II es la mas frecuente y debe ser tratada mediante la reinserción con arpones del labrum superior, para restablecer la estabilidad de la unidad funcional bíceps labrum o según el estado del tendón del bíceps mediante tenodesis del bíceps. En la lesión SLAP tipo III se debe realizar un desbridamiento artroscópico del asa de balde. La lesión tipo IV va a depender del estado del bíceps, la estabilidad del labrum superior, la edad y nivel de actividad del paciente; generalmente esta lesión es tratada mediante tenotomía o tenodesis con o sin reparación del labrum superior. 

TABLA 2: CLASIFICACIÓN LESIÓN SLAP SEGÚN DIFERENTES AUTORES.

19_01_07_tabla2

Abreviaturas: Reconst.: Reconstrucción, Tenot.: Tenotomía bíceps, Tenod.: Tenodesis del Bíceps, LGHM: Ligamento glenohumeral medio.

 

19_01_07_img3

Figura 3: Estiramiento Capsular Posteroinferior. A: Sleeper Strech. Comienzo. B: Final. C: Estiramiento por detrás de la espalda. Comienzo. D: Final.

 

TRATAMIENTO MÉDICO-KINÉSICO

Kliber B.K evaluó prospectivamente, durante 2 años, tenistas de alto nivel competitivo y los dividió en 2 grupos; el grupo de estudio realizo diariamente ejercicios de estiramiento de la capsula posteroinferior para minimizar el GIRD y el grupo control no los realizó. A los 2 años de seguimiento, el grupo de estudio había aumentado significativamente la movilidad en rotación interna y tuvo 38% menos de incidencia de lesiones de hombro que el grupo control.

Con un programa de rehabilitación correcto, centrado en el estiramiento de la capsula posteroinferior, aproximadamente el 10% de lo pacientes que realizan actividades repetitivas, por encima de la cabeza en forma crónica no responderán favorablemente al tratamiento médico y podrían ser candidato a tratamiento quirúrgico.

El manejo no quirúrgico de la lesión SLAP ha sido reportado con buenos resultados cuando este tratamiento se lo aplica en la etapa preventiva de la contractura capsular posteroinferior, mediante ejercicios de estiramiento para mejorar o eliminar el GIRD, ya que el paciente que se encuentra en la etapa de contractura posteroinferior con perdida de la rotación interna (GIRD), disquinesia escapular y riesgo de pinzamiento interno, será el que estará expuesto a lesión SLAP denominándolo como el hombro en riesgo.

La rehabilitación se debería basar, principalmente, en los ejercicios de estiramiento de la capsula posteroinferior en el que el paciente se recuesta, sobre el lado afectado con el hombro y codo flexionado a 90 grados mientras que con la mano contralateral se realiza rotación interna pasiva para producir estiramiento de la capsula posteroinferior;19 ejercicios de aducción y flexión cruzando el brazo al hombro contralateral y ejercicios de movilización capsular por detrás de la espalda con toalla o bastón (Figura 3).

Además de los ejercicios de estiramiento de la capsula posteroinferior, la rehabilitación también debería acompañarse de ejercicios de fortalecimiento del manguito rotador y de los músculos peri-escapulares con ejercicios de cadena cinemática cerrada de pro-tracción, retracción, elevación y depresión.

INDICACIÓN QUIRÚRGICA

La indicación quirúrgica depende de múltiples factores como: edad, actividades deportivas o laborales y cronicidad de la sintomatología; debiendo considerarla luego de que el tratamiento médico no diera buenos resultados al menos durante 3 meses. En deportista de lanzamiento o pacientes con sobreuso en actividades por encima de la cabeza, este tratamiento debería incluir un periodo de repo-so del gesto deportivo o laboral que provoque la sintomatología.

La indicación temprana de la cirugía se debe realizar en pacientes que presentan signos de compresión del nervio supraescapular secundario a ganglión en la fosa espinoglenoidea (Figura 4).

 

TRATAMIENTO QUIRÚRGICO, DIAGNÓSTICO ARTROSCÓPICO Y TÉCNICA QUIRÚRGICA

 

19_01_07_img4

Figura 4: Ganglión Espinoglenoideo con compresión del Nervio Supraescapular.

 

(Figura 5) 

19_01_07_img5

Figura 5: A: Jugador de Rugby 20 años con SLAP tipo II combinado. B: Combinación de punto vertical y horizontal de 2 arpones por detrás de la inserción del bíceps. C: Resultado Final 2 arpones por detrás del bíceps y 1 arpón por delante del bíceps.

 

CASUÍSTICA Y EXPERIENCIA PERSONAL

De un total de 891 reconstrucciones artroscópicas de hombro realizadas entre los años 2006 y 2010, en 88 casos se observaron lesiones de SLAP, de los cuales 68 correspondieron a lesión SLAP aislada, con una incidencia del 7,63% en nuestra población. De ellos analizamos 60 pacientes de ambos sexos, entre 15 y 40 años de edad, con lesión SLAP sin patología asociada. Excluimos todos los pacientes que presentaron cualquier tipo de lesión asociada.

Se realizaron estudios clínico-funcionales del hombro utilizando el test de Constant modificado, prueba simple de hombro, ASES, Rowe y Rowe modificado; a los 6 meses y con un seguimiento promedio de 26 meses (12-60 meses).

De los 60 pacientes, 40 pacientes eran de sexo masculino (66,6%) y 20 de sexo femenino (33,3%), con una edad media de 29 años. Fueron afectados 35 hombros derechos (58%) y 25 hombros izquierdos (42%); 45 hombros dominantes (75%) y 15 no dominantes (25%).

En el pre-operatorio se encontraron resultados deficientes y malos (ASES y Constant), con una media de 7 puntos en SST. A los 6 meses del postoperatorio se obtuvo un Constant aceptable (media 71), con un ASES de 91 y un SST de 11 puntos de media.

En el último seguimiento obteniendo una evaluación excelente, con un test de Constant de 74,5, un ASES 99,3 y SST de 11,9 puntos de media. Con un seguimiento promedio de 26,5 meses (Tabla 3). Los resultados funcionales según la escala de Rowe y Rowe modificado se expresan en la tabla 4 y 5.

 

DISCUSIÓN

La lesión SLAP fue aumentando de importancia desde que Snyder y col.la describieron por primera vez, principalmente relacionada a lesiones deportivas, con una incidencia que varia del 3,9 al 10,1%. En nuestro medio la incidencia de lesión SLAP es similar a los datos publicados en la bibliografía con una incidencia del 7,63% en la casuística personal (68 lesiones SLAP aisladas de 891 artroscopias de hombro).

Diferentes mecanismos han sido propuestos en la patogénesis de la lesión SLAP. Comúnmente los mecanismos más reconocidos son los traumatismos con el brazo en extensión, traumas por compresión compartiendo mecanismo con la luxación acromioclavicular, fuerzas de tracción o lesiones por sobreuso por actividades repetitivas deportivas o laborales realizadas por encima de la cabeza o por detrás de la espalda.Handelberg y col., en un estudio multicentrico, sugieren que los diferentes mecanismo de lesión resultan en diferentes tipos de lesión SLAP. En su trabajo el 75% de las lesiones SLAP II aisladas tuvieron relación a actividades deportivas realizadas por encima de la cabeza; el 57% de las lesiones SLAP III y el 50% de las lesiones SLAP IV, el mecanismo lesional fue por traumatismo por caída con el brazo en extensión; mientras que el 95% de las lesiones SLAP II asociadas a lesión de Bankart el mecanismo lesional fue secundario a episodios de inestabilidad agudas o crónicas, considerando la lesión de Bankart como lesión principal y la lesión SLAP como lesión asociada. Las lesiones SLAP tipo I se presentaron como lesiones por sobreuso en deportistas de lanzamiento o lesiones degenerativas en pacientes mayores.

 

TABLA 3: RESULTADOS CLÍNICOS FUNCIONALES RECONSTRUCCIÓN ARTROSCÓPICA LESIÓN SLAP.

19_01_07_tabla3

ASES: American Shoulder and Elbow Score.
SST: Simple Shoulder Test.
FU: último seguimiento (Promedio de seguimiento 26,5 meses)

TABLA 4: RESULTADOS CLÍNICOS FUNCIONALES RECONSTRUCCIÓN ARTROSCÓPICA LESIÓN SLAP.

19_01_07_tabla4

FU: último seguimiento (Promedio de seguimiento 26,5 meses)

TABLA 5: RESULTADOS CLÍNICOS FUNCIONALES RECONSTRUCCIÓN ARTROSCÓPICA LESIÓN SLAP. ESCALA DE ROWE MODIFICADO.

19_01_07_tabla5

FU: último seguimiento (Promedio de seguimiento 26,5 meses)

Si bien la función del labrum superior aun es discutida, la mayoría de los estudios cadavéricos apoyan la teoría de que participa en la estabilidad de la articulación glenohumeral, principalmente en la posición de abducción y rotación externa máxima. Estudios cadavéricos que reproducen una lesión SLAP tipo II, demuestran que esta lesión produce un aumento en la tensión del ligamento glenohumeral inferior, con lo cual disminuye la capacidad para resistir las fuerzas en abducción y rotación externa, permitiendo un aumento de la traslación anterior e inferior de la cabeza humeral.

Debido a que el desbridamiento artroscópico aporta resultados impredecibles, la reconstrucción artroscópica de la lesión SLAP es el tratamiento de elección. Diferentes métodos de fijación han demostrado resultados funcionales buenos a excelentes en el 75% al 95% de los pacientes.En contraste, en los deportistas delanzamiento, los resultados con la reparación artroscópica para retornar a la actividad deportiva al mismo nivel prelesional son muy variables. Idea y col. publican un retorno deportivo del 60% al 75% al mismo nivel prelesional, luego de la reparación artroscópica; mientras que Kim y col., luego de analizar 139 pacientes con reparación artroscópica de lesión SLAP, tuvo un retorno a la actividad deportiva del 91% pero solo el 22% de retorno deportivo al mismo nivel prelesional. Boileau y col.,en el 2009, en un estudio prospectivo no randomizado también demuestran un bajo porcentaje de satisfacción del paciente (40%) y del retorno deportivo (20%), con la reconstrucción artroscópica de la lesión SLAP y proponen la tenodesis del bíceps como tratamiento de la lesión SLAP, con un alto índice de satisfacción del paciente (93%) y del retorno a la actividad deportiva (87%). La limitación del estudio de Boileau y col., es que la serie en estudio solo incluyo 25 pacientes, de los cuales comparo 10 pacientes con reconstrucción artroscópica con arpones con un promedio de edad de 37 años y 15 pacientes con tenodesis del bíceps con un promedio de edad de 52 años. Por lo tanto este trabajo no tiene suficiente poder estadístico para concluir que la tenodesis del bíceps es el tratamiento recomendado para la lesión SLAP tipo II.

Mejores resultados clínicos han sido publicados en la reparación artroscópica con arpones en cuanto al dolor y función, pero el resultado del retorno al mismo nivel de actividad deportiva prelesional es impredecible. Morgan y col. publican el 97% de buenos a excelentes resultados con la reparación artroscópica con arpones, con el 84% de retorno deportivo, en una serie de 102 pacientes con un promedio de edad de 33 años.

En nuestra casuística, de 60 pacientes con lesión SLAP tipo II aislada, 28 realizaban deportes competitivos con alto porcentaje de retorno deportivo al mismo nivel prelesional 82,14% (23 de 28 pacientes), y del total de pacientes el 86,6% (52 de 60 pacientes) tuvieron un alto índice de satisfacción.

La prevalencia de hallazgos patológicos asociados a la lesión SLAP y las características clínicas pueden variar con la población de pacientes estudiados. Frecuentemente, la lesión SLAP puede estar asociada a rupturas del manguito rotador siendo de difícil decisión el tratamiento definitivo de esta asociación lesional. Morgan y col.en su estudio de 102 pacientes tuvieron una asociación lesional del 31% de rupturas completas del manguito rotador, recomendando con buenos resultados la reparación artroscópica de ambas lesiones; hay que destacar que esta serie de pacientes tenían un promedio de edad de 33 años. Voos y col., en el 2007, evaluaron retrospectivamente una serie de 30 pacientes con un promedio de edad de 48 años, con asociación lesional del labrum (SLAP o Bankart) más ruptura del manguito rotador, concluyendo que el manejo artroscópico de ambas lesiones permite buenos resultados clínicos, restaurando la movilidad y con un alto índice de satisfacción del paciente.

En consecuencia, cuando la lesión SLAP esta asociada a otra patología, es difícil saber cual es la causa del éxito o la falla del tratamiento, si esta se debe al manejo de la lesión SLAP o al manejo de la patología asociada.

Gorantla y col. realizaron una revisión sistemática de la bibliografía y encontraron que la mayoría de los estudios son nivel III y IV de evidencia científica, y concluyen

que la reparación artroscópica de la lesión SLAP tipo II con arpones brinda excelentes resultados en pacientes que no realizan actividades deportivas de lanzamiento y en pacientes con lesiones asociadas. Sin embargo en los pacientes que realizan deportes de lanzamientos los resultados no son predecibles.

La reparación artroscópica con anclajes óseos es el tratamiento quirúrgico más efectivo, con un índice de retorno a las actividades deportivas y laborales al nivel prelesional que varia entre el 40% y 94%

 

CONCLUSIÓN

El diagnóstico definitivo de la lesión SLAP en ausencia de inestabilidad glenohumeral, puede presentar un dilema en el tratamiento médico quirúrgico debiendo interpretar cuidadosamente el examen físico, los métodos de diagnósticos imagenológico y el contexto del paciente, como la historia clínica, la edad y el nivel de actividad.

Es importante identificar los diferentes tipos de lesiones SLAP para tomar la decisión del tratamiento correcto, ya que las lesiones SLAP tipo II y IV cuando el tendón del bíceps presenta buena calidad se recomienda reconstrucción, mientras que las lesión SLAP tipo III se recomienda resección de la lesión y las lesiones SLAP tipo I, al ser cambios degenerativos del labrum superior, no necesitan de tratamiento quirúrgico.

La reconstrucción artroscópica de la lesión SLAP da excelentes resultados en pacientes que no realizan deportes de lanzamiento y resultados no predictivos en deportistas de lanzamiento. Se necesitan estudios prospectivos randomizados nivel I de evidencia para determinar de manera predictiva resultados a largo plazo.

Autor y fuente: Dr. Pablo A. Narbona .

Anuncios
comentarios
  1. […] sufrí una lesión de Slap de tipo 2, que me apartó del entrenamiento durante dos años. Me realizaron dos operaciones, y tuve que […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s