Cosas que no hay que hacer para perder peso

Publicado: marzo 18, 2014 en Desmontando mitos
Etiquetas:, , , ,

Perder peso se ha vuelto una verdadera moda en los últimos tiempos, ya que parece que todo el mundo trata de hacerlo en un momento u otro.

La oferta para conseguirlo es muy generosa y va desde libros,dvd´s,revistas,artilugios de todo tipo,fármacos,cirugía plástica,suplementos alimenticios,terapias de grupo y médica,seminarios,etcétera.Es una industria que mueve en su entorno mucho dinero.

Cuando se trata de perder peso lo ideal es hacerlo por la vía de reducción de la masa grasa,es decir menguando la tasa corporal de grasa.Y si se hace correctamente es incluso posible, y por supuesto deseable, aumentar el porcentaje de masa muscular, a lo que llegaremos reduciendo la grasa y manteniendo la masa magra ,con lo cual la proporción será favorable al músculo.Sólo es aceptable,recomendable y saludable perder peso mediante la reducción de la grasa corporal.

El primer error cuando se enfoca este tema es querer solucionarlo con medidas drásticas y de forma rápida. La mayoría de las personas que sufren sobrepeso lo han adquirido a base de malos hábitos nutricionales a lo largo de meses e incluso años,y de repente deciden eliminarlo y lo quieren hacer ya,de la noche a la mañana. Esa falta de paciencia,unida a la carencia de conocimientos básicos sobre el funcionamiento del organismo hace que prueben cualquier método por absurdo que parezca o arriesgado que sea y,está claro,fracasan. Además hay tantos mitos sobre el adelgazamiento que es difícil separar el trigo de la paja y por eso acaban frustrados.

La palabra mito significa cosas a las que se les atribuyen cualidades o excelencias que no tienen. En el mundo del deporte hay multitud de mitos.

Sin duda éstos tienen no poca responsabilidad en el fracaso que año tras año sumen en la depresión y el desencanto a millones que ven como sus sueños por tener un cuerpo firme y bien moldeado desaparecen como el humo, a menudo dejando la situación peor que antes de intentarlo.

Repasemos algunos de estos mitos o sinsentidos populares:

1. Para adelgazar hay que comer poco

Este es de los más arraigados y lo es precisamente porque parece tener sentido. Resulta convincente creer que si se como poco se adelgazará,y en cierta medida así será en un principio, pero ni la pérdida durará mucho ni esta será de grasa.

Cuando el cuerpo detecta una reducción significativa en la ingesta de alimentos interpreta que se puede estar enfrentando a una situación de escasez y automáticamente se pone a la defensiva preservando a toda costa el tejido adiposo,pues éste supone la reserva de energía que le asegurará la supervivencia.

El resultado es que cuando se reduce la comida de forma sustancional en un principio se pierde peso,a veces sólo durante unos pocos días,pero éste es funtadentalmente agua y no grasa. Si la situación se mantiene, el cuerpo tiende a degradar los músculos,ya que no le son imprescindibles para vivir,en lugar de la grasa.

Como algunos habrán experimentado, o habrán oido,a veces,por muy poco que se coma, la báscula no se mueve y no se pierde ni un gramo. No sólo no hay resultados estéticos,sino que, y esto es lo peor,éste es un enfoque muy peligroso puesto que los alimjentos además de aportar calorías,o sea energía contienen otros nutrientes de enorme importancia como las vitaminas,minerales,etcétera. Al reducir el consumo de alimentos se está reduciendo asimismo la ingestión de todos esos principios de enorme relevancia para el organismo y para la salud.

De manera que comer menos no es la mejor vía, ni la más saludable para perder grasa,aunque a priori pueda parecerlo.

chava-pesandose-18007351-200x300

2. No cenar

Detrás del anterior este mito también cuenta con mucha “tradición”. De hecho una de las mejores consignas dietéticas es desayunar como un “Rey”, almorzar como un “Principe” y cenar como un “Mendigo”. Lo cual quiere decir que es mejor que las comidas copioasas se hagan por la mañana y a medida que transcurre el día vayan reduciendo su volumen para ser menor por la noche, ya que no nos espera otra actividad que el reposo nocturno. Pero entre cenar de forma frugal y no hacerlo dista un abismo. De noche no tenemos gran actividad física peró si metabólica, de manera que también necesitamos alimentos. Además si desde la tarde no se come nada, entonces se despierta ese mecanismo que pensará que se avecinan restricciones y con tal de asegurar sus reservas acumulará todo lo que pueda en cuanto por la mañana volváis a probar bocado. No,no cenar tampoco funciona a largo plazo ni es saludable.

dietas-milagro

 

3. Comer una sola vez al día

Este mito también se las trae,pero después de lo dicho en el primero comprenderéis fácilmente porqué no surte efecto.

Comer sólo una vez al día supone un aviso directo al organismo de que no resulta fácil hacerlo a menudo y el metabolismo se porndrá a la defensiva reservando en grasa todo lo que comáis en esa ocasión y la relentización metabólica puede instalarse para mucho tiempo. Por otro lado también dejaréis de ingerir muchos nutrientes y eso,como ya he dicho no es sano.

4. Mientras no coma grasas lo demás no importa

Cuenta con muchos adeptos que jurarían que es de puro sentido comun, peró se equivocan. De hecho y, en cierto grado, lo que importa para ganar o perder peso el el balance entre el número total de calorías ingeridas y las gastadas,eso quiere decir que si ingerimos menos de lasque consumís durante las actividades diarias se perderá peso y si es al contrario se ganará.

Significa en términos de cifras frias que si coméis menos de lo que el cuerpo consume,aunque sea sólo grasa perderéis peso y si comeís mas del gasto corporal,aunque sea sólo en forma de alimentos limpios,engordareís. Salvando las matices ésta es una verdad irrefutable. Sin embargo, eso no quiere decir que se pueda o se deba hacer, pero entended que es perfectamente posible no tocar alimentos grasos y engordar porque si al fin y al cabo coméis más calorías de las que quemaís engordaréis,puesto que la grasa es el único tejido de reserva calórica del cuerpo humano

Pensar que los alimentos que no contienen ácidos grasos no engordan es un grave error, y esto es especialmente cierto para los ricos en carbohidratos,como pan,frutas,patatas,pastas y en especial la repostería. Muchos suelen creer que pueden eliminar las grasas y atiborrarse de todo lo demás y en ese todo entran especialmente los glúcidos que pasarán velozmente a engrosar el maldito ” michelin”.

Recordad que los azúcares simples se convierten con suma facilidad en grasa.

5. Menos pan lo demás está permitido

Otro semejante al anterior. Es cierto que el pan blanco ha de eliminarse de la dieta si esperamos alcanzar el peso ideal,pero de ahi a pensar que con eso está resuelto el problema media un mundo. Es un buen paso en la dirección correcta pero no constituye más que eso,un solo paso de un largo camino. De todas formas,para los que se lo toman al pie de la letra, no os engañéis: sería preferible comer pan que embutidos,postres dulces,salsas u otros abusos calóricos. El problema del pan blanco reside en que su elaboración se usa aceites y harinas refinadas, además se utilizan fermentaciones rápidas para su cocción.

pan

6. Las dietas constituidas por un único alimento

¿Quién no ha oído hablar de la dieta de la piña,la alcachofa,el melocotón,etcétera? Son como las golondrinas que vuelven a visitarnos cada primavera.

No sé de dónde salen pero se propagan como la gripe. No haría falta desmontarlas porque deberían caer por su propio peso. Todo lo que implique una reducción drástica de alimentos ejercerá los mismos efectos negativos sobre el metabolismo y comer uno solo significa abstenerse de ingerir muchos nutrientes absolutamente indispensables para el organismo,que resultan del todo imposible obtener de una sola fuente,además entra en juego el factor monotonía.

Una regla de oro en nutrición es comer un amplio abanico de alimentos pues cada uno contiene sustancias distintas que el cuerpo necesita. Por consiguiente no es eficaz y además es muy arriesgado.

Dietas-milagro-300x300

7. Sólo un poquito

Este gana adeptos con la misma facilidad con la que se vende un parlanchín,sencillamente porque se argumenta en la moderación y eso suena a razonable.

Sus defensores aseguran que mientras se coma de lo que sea pero “solo un poquito” no hay pega. La gente lo cree primero porque le interesa,ya que les permite no privarse de nada, y luego porque eso de hacer algo con moderación,después de todo no parece que tenga que ser malo.

Bien,bajo este concepto se supone que siempre y cuando sólo comáis un poquito podeis picar de lo que sea,dulces,pasteles,pizza,embutidos, o cualquier otro alimento prohibido.Pues no. Es todo lo contrario. En realidad en la vida diaria nadie se traga un kilo de pastel. Si coméis 100 gramos de tarta,o cualquier otro pecado dietético,asimeliréis la totalidad,sim embargo si os dais un atracón de tarta y engullís un pedazo muy grande seguramente no séreis capaces de comer ni medio kilo,y de eso tal vez asimiléis ni la cuarta parte.

Dicho de otra forma,más vale un atracón de tarde en tarde que muchos poquitos asiduamente. Además esos poquitos no os parecerán gran cosa y siempre sentiréis que saben a poco,nunca os satisfarán por completo,asi que sin daros cuenta cada vez serán más frecuentes.

Si tenéis debilidad por algo prohibido en particular,absteneos de comerlo de forma regular si no queréis engordar,pero para aliviar esa ansia, de tarde en tarde,digamos cada 20 días,daos un capricho con una buena cantidad. Eso tendrá un efecto mental de relajación y sin embargo el cuerpo será incapaz de asimilarlo todo, así que no tendrá gran incidencia en la reserva calórica.

8. Un día a la semana a base de líquido

El agua es esencial para el organismo,y los jugos y caldos de verduras y frutas son desde luego recomendables como fuente de agua,por supuesto,pero también de vitaminas y sales minerales. No obstante hay muchos otros elementos esenciales en la alimentación como los aminoácidos que resultal el material del que se fabrican todas las estructuras del cuerpo,desde la piel,el cabello,las uñas,los músculos,hasta las hormonas,la sangre y los órganos internos.Todas ellas están en constante renovación y para ellos son precisos los aminoácidos,que sólo pueden obtenerse de las proteínas,asi que si no se ingieren éstas, y desde luego no es posible por medio de caldos, esas necesidades se solucionarán internamente mediante la destrucción de los propios tejidos para obtenerlos.

Las dietas líquidas no son buenas porque el tubo digestivo precisa material sólido y fibra para funcionar y mantenerse en buen estado,pero además como no aportan apenas calorías la reacción del metabolismo será la de desaceleración,y la desnutrición resultante y otros trastornos pueden ser sumamente peligrosos.

agua

9. Y otros disparates varios…

Las dietas exóticas son tan numerosas que es imposible recordarlas todas,pero lo que nunca deja de asombrarme es que haya tanta gente dispuesta a seguirlas a pesar de su falta de lógica, aunque tal vez por eso lo haga. Claro que a menudo además de un nombre original y extraño hay celebridad del mundo del espectáculo que la aconseja,entonces calará, al menos durante un tiempo.

Lo único que verdaderamente real de estas modas es que nunca funcionan para nadie,siempre se oye a otros decir que sí pero en uno mismo nunca dan resultado, ¿Lo darán de verdad en los demás? Desde luego que no.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s